Estupidez


Por Adrián Olstein

La historia, el pasado, nos enseña muchas cosas. No me refiero a esa que se lee en los libros, sino esa que se encuentra detrás de cada expresión, de cada palabra, de cada costumbre; detrás de los refranes o de los mitos populares. A cada momento y sin darnos cuenta, mediante nuestras acciones estamos reviviendo a una persona del pasado.

(más…)

Anuncios

Por Federico Sassi

El homo sapiens se empezó a destacar del resto del mundo animal gracias al desarrollo de una inteligencia superior. La inteligencia le permitió crear algo que aparentemente no pueden concebir los demás seres vivos: una cultura. Sin embargo, la cultura humana no sólo se produce con actos inteligentes, también comprende su opuesto: la estupidez. (más…)

Por Melina Cabo

Las sociedades cambian, las culturas se diversifican y con ellas el uso de diferentes palabras. A veces mucho, a veces poco, de cualquier forma el campo de efectos de sentido posibles también se amplía.

No existe aún hoy una definición taxativa para el término estupidez pero lo cierto es que todos la utilizamos todo el tiempo. Veamos qué sucedió con ella a lo largo de la historia. (más…)

Por Adrián Olstein

Después de diez mil años de historia el hombre avanzó, y no poco, en el conocimiento de los procesos que lo inquietan. A lo largo de los años y cada vez de forma más pronunciada, el hombre estuvo interviniendo en la naturaleza. Ya sea para cumplir sus fines fisiológicos de alimentación y refugio o para evadir curiosidades. Intentó modificar el curso de arroyos. Agarró un poco de tierra y lo mezcló con un poco de agua y le cantó una canción a la mezcla para ver que surgía, mas tarde con eso construyó su casa. (más…)

Por Pilar Martinez Albores

“Estúpido, insensato, ¿sabes lo que has hecho?”
Otelo, de William Shakespeare, escena II, acto V.
(Lamento de Emilia luego del asesinato de Desdémona)

Desde hace un tiempo sospecho que estoy por perder mi trabajo. Tomaron gente nueva y despidieron a dos que producían más y cobraban menos. No hay lugar en la oficina y hace semanas que vagabundeo en vano, tratando de aparentar utilidad. Me ofrezco para ir al banco, atender llamados y recibir clientes. Corro. Soy correctora, pero sirvo café. Compro los diarios que se necesitan y me dedico al deber de devolver llamadas a personas displicentes que no contestan jamás, y si lo hacen, lo hacen de muy malhumor. (más…)