Por Rosario Scarpazza

Un viernes frío de neblina en las islas es un paisaje común para esta época de invierno. Son las nueve de la mañana, estoy en el muelle esperando la embarcación que me lleve a la salita del Río Capitán. Para llegar allá se necesitan dos cosas: abrigarse bien y tomarse los suficientes mates para despertar el cuerpo. Entre la neblina, la lancha colectiva se abre camino y aparece como la cabeza de un monstruo de madera, rugiendo con esos motores viejos y echando humo negro que invade el paisaje. En la lancha encuentro las mismas caras de siempre, todos vecinos isleños. Muchos de ellos también irán a alguna consulta. Le aviso al capitán a dónde voy, le doy siete pesos (precio especial para los que van a la salita) y me siento. (más…)

Anuncios

Por Yago Quiñonez

Tenía once o doce años y estaba a punto de empezar una carrera profesional en la mentira. A media mañana tenía que dar un examen que por algún motivo no había preparado. Pero mi problema era que no existía ninguna razón válida para no haberlo hecho. Fue entonces que se me ocurrió un plan maestro. Un poco después de entrar al colegio, pedí ir al baño. Tenía que quedarme ahí un rato, lo suficiente, mucho, solo, demasiado (teniendo en cuenta  que dios todavía no había inventado los celulares), hasta que se activara el mecanismo. Alguien vino a preguntarme si me sentía bien, y entonces pude decir mi gran mentira: “no”. Después me preguntaron si quería que mi mamá me venga a buscar, y dije que sí, pero eso ya no era mentira. Quería que me saquen de ahí. (más…)

Por Valentina Lancuba

Quince segundos pasan hasta que la luz verde se torna roja para quienes van en sus autos. Ya puedo cruzar. Mi Casio modelo A-159 (de esos que usaban mis padres) marca las 13.23 de un lunes primaveral. Extrañamente primaveral, pensé al levantarme por la mañana. No es común tener estos calores en pleno invierno. Pero llego a tiempo al trabajo, y eso es lo que en verdad me importa. Camino por la vereda de siempre, esquivando las mismas baldosas rotas de siempre, saludando a casi toda la misma gente de siempre, la que a las 13.25 de un mediodía laboral, descansa en las sillas del quiosco del barrio comiendo los Patys caseros que la tía Claudia sabe vender. (más…)

Por Yago Quiñonez

Pasé horas sentada en este bar. El aroma del café y los muebles viejos me tranquilizan. Es muy diferente a los bares modernos, fríos e industriales, donde paso mi vida entre el trabajo y la universidad. Esperé sola más de cinco horas. Hace mucho tiempo que estoy sola, no debería haber llegado tan temprano. Las personas del quinto B son estrictas con el horario, dijeron 19:15, ni antes ni después. Supongo que su trabajo requiere de la despersonalización. Es una semana fría en Buenos Aires, y esta fea pero eficiente estufa va a ser mi mejor amiga por un rato. Los grandes ventanales dan al edificio del quinto B, supongo que por eso les doy la espalda. (más…)

Por Irina Soto

Mirar alrededor a veces duele. Ver la realidad en la que estoy inmersa, la que me rodea y atraviesa. La que me hace reflexionar una y mil veces. La que me grita lo afortunada que soy y la que a veces me golpea, para que abra los ojos y vuelva a ver la vida de otra manera. Me crié, crecí y vivo en un barrio de clase baja, de esos que son calificados como “zona roja” en Argentina. Villegas es uno de esos tantos barrios que los ciudadanos quieren evitar a toda costa, porque es donde todos son delincuentes, vagos, adictos y pobres. Porque dentro de él está la villa Puerta de Hierro, y si entrás en un lugar así seguro salís sin nada, si es que salís. Porque a las personas que viven en estos lugares no les importa ni el estudio, ni el trabajo, ni progresar; les gusta vivir así… (más…)

Por Ignacio Morales

 La historia transcurrió en Constitución, Ciudad de Buenos Aires. Me la contó uno de sus protagonistas hace un par de horas cuando, como cada viernes, me dirigí hacia el lugar donde él trabaja para pedirle de cenar una grande de mozzarella.

A eso de las 22 horas del 13 de agosto de 2014,  Blas Niz salía de su turno laboral de medio tiempo (un poco más temprano de lo normal) en la pizzería Ugi’s, situada a unos pocos metros de la Plaza Constitución. Se dirigía a su departamento ubicado a unas pocas cuadras de allí. En la esquina de Cochabamba y Santiago del Estero había, como es costumbre, una prostituta con poca ropa. Su seudónimo era Rebecca y su trabajo era ofrecer coito en un lugar no autorizado de la vía pública. (más…)

Por Eddie Agustín Murphy

Son las ocho de la mañana, todavía está oscuro. Un gélido invierno cubre la pequeña ciudad de Las Heras, Santa Cruz. En una casa del barrio Güemes, una pava metálica se enfría sobre la hornalla apagada. En la mesa de la cocina, reposa el mate junto a los bizcochitos de grasa. Alejandro se prepara para un nuevo día laboral, se cambia y escucha a los pájaros trinar desde su ventana, señal de que la nieve está por llegar. Se le escapa un insulto porque se imagina el frío y lo nevado que debe estar allá arriba, en el campo. Afuera suena una bocina, la camioneta lo espera frente a su casa para llevarlo a trabajar. Le toca ir a una locación nueva, a una hora y media de distancia. Comienza una semana con turnos de día. (más…)